Monthly Archives: noviembre 2012

El Leñador y el Bosque

Un leñador, talando los árboles del bosque, no daba descanso a sus brazos. Después de tanto bregar con los ellos, al fin, se rompió el mango de su hacha. Entonces todo el bosque exclamó:   – ¡Oh, dioses, por fin habrá paz y tranquilidad en mi mundo!   Pero transcurrieron unos días y el hombre,

El Jilguero Tímido

Cierta vez había un jilguero tímido que, a la insinuación de otros pajarillos, siempre respondía:   – Jamás cantare para ser objeto de burla.   Un perico le dijo:   – No temas, jilguerito. Canta y verás que nadie se reirá.   Luego acotó una cotorra:   – Una vez te oí cantar en el

El Acusado Martincho

Tres hombres fueron conducidos ante el juez para recibir su sentencia. El Juez preguntó al primero:  – ¿Reconoce, usted, los cargos por las cuales se le acusa El acusado respondió: – No, señor juez, porque fue una calumnia y una acusación desconocida la que me trajo hasta aquí. El Juez no tuvo nada que decir,

El Borracho y su Mujer

Un borracho derrochaba su salud, inteligencia y fortuna, visitando continuamente una y otra cantina.   Un día de tantos, al volver a casa, después de haberse embebido demasiado, perdió el juicio.   Su mujer, colmada la paciencia, metió al borrachito en un ataúd. Al despertar, viendo los candelabros y demás decoraciones funerales, el tipo creyó

Simple Share Buttons