El Amigo de Martincho

Cierta vez, un amigo de Martincho llegó alardeando desde la capital diciendo que se había vuelto muy rico. Al ver a Martincho, dijo:
El Amigo de Martincho

– ¡Martincho, he triunfado! Me he vuelto muy rico, que no tienes idea. ¡Tengo un palacio de 500 habitaciones, 7 piscinas, ni qué decir, es un auténtico castillo!

Martincho contestó:

– Conozca a varias personas que tienen 500 habitaciones y 7 piscinas.

El amigo siguió:

– ¡Tengo 5 canchas de golf de 73 hoyos y unas hectáreas y hectáreas de parque!

El hombre replicó:

– Conozco a un vecino que tiene incluso 6 canchas de golf y hectáreas y hectáreas de parque.

El amigo preguntó:

– ¿En la casa?

Martincho contestó:

– Escucha, puede que tú hayas hecho mucho dinero, pero a mí tampoco me va tan mal. Tengo en mi haber burros, caballos, chanchos, perros, búfalos, gallinas y vacas.

Su viejo amigo comenzó a reír y dijo:

– Martincho, mucha gente tiene burros, caballos, vacas, chanchos, perros, gallinas, etc.

Entonces intervino Martincho:

– ¿En la casa?
¡Cualquier cosa que obtengáis del exterior, no os hará ricos completamente. La casa seguirá estando vacía. A menos que os obtengáis a vosotros mismos no podréis ser dichosos!
Copyright: Ohslho
La Paz, 4 de Marzo del 2014
Simple Share Buttons