El Borracho y su Mujer

Un borracho derrochaba su salud, inteligencia y fortuna, visitando continuamente una y otra cantina.
 
Un día de tantos, al volver a casa, después de haberse embebido demasiado, perdió el juicio.
 
Su mujer, colmada la paciencia, metió al borrachito en un ataúd. Al despertar, viendo los candelabros y demás decoraciones funerales, el tipo creyó estar muerto. Entonces preguntó:
 
– ¿Qué hago aquí? ¿Quedó viuda mi mujer?
 
La mujer, enmascarada y vestida de negro, se acercó disfrazada de un potaje infernal.
 
El borrachito preguntó:
 
– ¿Quién eres?
 
Ella contestó:
 
– Soy la despensera del infierno, encargada de llevar comida para los condenados.
 
El vicioso, sintiéndose en las profundidades del Abismo, volvió a preguntar:
 
– ¿No traes algo que beber?

 

‘Genio y figura hasta más allá de la sepultura‘.
Simple Share Buttons