El León y el Toro

Hubo un león que pensó capturar a un toro corpulento y fuerte. Planeó una gran astucia para hacerse con el herbívoro.
 
El felino dijo al toro:
 
– He cazado un carnero y me gustaría compartir contigo en un gran banquete, dijo con la intención de atacarlo, cuanto ya esté sentado a la mesa.
 
El toro aceptó la idea y los dos fueron al sitio indicado. Sin embargo, no habiendo en el lugar carnero alguno para el banquete, el cornudo se largó sin chistar palabra alguna.
 
El león le increpó:
 
– ¡Compadre! ¡Compadre! No tiene porqué huir así, no le hice ningún daño.
 
El toro contestó:
 
– ¡Tengo un motivo suficiente! Todo el preparativo que has hecho es para comerme a mí y no al carnero. ¡Adiós!
Observa bien tu entorno y estarás protegido de cualquier peligro.
Simple Share Buttons