El Lobo y el Carnero

Un Perro, exterminador de lobos, murió en una cruenta pelea motivando el llanto del amo.

– Córtame los cuernos y cúbreme con el cuero del mastín –le dijo un vigoroso carnero al ver la pena del pastor–. Los lobos creerán que soy el perro.

El pastor, acogiendo la idea, la puso en práctica.

Al poco rato, un lobo hambriento ingresó al redil, tomó un corderino y huyó.

El falso perro, al advertir lo ocurrido, inició la persecución y al pasar por un matorral el cuero se desprendió y el engaño quedó al descubierto.

– ¿Quién eres? –Exclamó el lobo, incrédulo.

– Un carnero leal a su amo -contestó.

Y el lobo prosiguió:

– Amigo, aunque uses ropas ajenas, igual será tu destino.

Dicho esto, se comió al carnero. 

“Aunque cambies de disfraz, tu destino se cumplirá”

Publicado por: Ohslho
La Paz, 05 de Junio del 2014
Simple Share Buttons