El Pastor y su Ganado

Un pastor, de quien el lobo había devorado su mejor oveja, reunió a los corderos y le dijo:

– ¡Ustedes son presa fácil del lobo porque son débiles; si todos se mantuvieran unidos en el peligro, les aseguro que el enemigo huiría!

El más anciano contestó:

– ¡No seremos sorprendidos más por el lobo! ¡Lucharemos unidos hasta derrotarlo!

El rebaño, tras escuchar la arenga, juró hacer frente al carnicero; sin embargo, llegada la noche, tan solo la presencia de un perro provocó la fuga de todos y creó tal desorden que no podían imaginar.
Entonces concluyó el pastor:

– Así son los cobardes que prometen no rendirse, pero tan pronto como se ven amenazados todos se escapan y prefieren salvar sus vidas.

“El cobarde, incluso viendo su propia sombra tiembla”

Publicado por: Ohslho
La Paz, 16 de Junio del 2014
Simple Share Buttons