El Perrito Curioso

Érase un perrito muy curioso y preocupado por las cosas que interesaban a su amo.
Cierta vez, el perrito escuchó ruidos extraños que llamaron su atención. Sigilosamente fue al lugar de sus sospechas y descubrió a varios ratones dándose un gran festín. Y pensó para sí:
– A mí no me vienen con vivezas.
Al dar un salto tropezó con una trampa para ratones que aprisionó una de sus patas, arrancándole fuertes aullidos de dolor.

Un perico que estaba justo por el lugar, gritó:

– ¡Vean al cazador, cazado!

Y el perro suplicó:
– ¡Por favor, sáquenme de este apuro, soy un perro de confianza!
Los ratones, que en el fondo eran buenos, liberaron a su ocasional perseguidor, diciéndole:
– Esto te sucede por hacer de gato.
No cumplas las funciones, para las que no tienes condiciones.
Simple Share Buttons