El Viento y el Sol

Cierta vez, el viento y el sol estaban apostando para saber cuál de los dos era más fuerte. 
 
Justo, en ese momento, apareció un hombre a los largo del camino. Entonces el viento dijo al sol:
 
– ¿Ves aquel hombre con su capa? Quien logre quitársela será el vencedor.
 
El viento probó primero y sopló como el huracán. El hombre -para defenderse- se abrigó mejor y, cuanto más fuerte soplaba, tanto más se sujetaba la capa.
 
El viento, totalmente desalentado, dejó de soplar. Entonces, el sol, sin hacer ruido alguno, envió sus cálidos rayos como nunca.
 
El hombre, no pudiendo resistir el calor, empezó a sudar y quitarse la ropa. Es así como el sol fue declarado vencedor.
Más vale ser prudente que presumido
La Paz, 20 de Febrero del 2013
Simple Share Buttons