La Abeja y la Paloma

Cierto día muy caluroso, una paloma fue a posarse en la rama de un árbol, al lado del cual discurría un límpido arroyuelo.

De pronto, una abejita se acercó a beber, pero la pobrecita resbaló y estuvo a punto de perecer. En tal aprieto, la paloma que había visto lo sucedido, voló hacia la abejita y la sacó con su pico.

Poco después, un cazador divisó a la paloma y se dispuso a cazarla. Al instante, acudió presurosa la abeja y, para salvar a su bienechora, picó al hombre en una de sus manos.

El dolor hizo que el cazador fallara el tiro, lo cual salvó a la linda y blanca palomita.

Moraleja: Hoy por mí, mañana por tí

Deja un comentario

Simple Share Buttons