La Araña y la Mosca

En una mañana fatídica, cierta mosca volaba de un lugar a otro en busca de comida.

Al fin, se detuvo en una rama donde una araña había hecho malabares con su tela y contemplándola embobada, pensaba:

– Jamás vi trabajo tan hermoso. No lo haría ni el gusano de seda más famoso. ¡Qué tersura! ¡Qué belleza! Es realmente una obra de arte. 

– La araña, aprovechando la coyuntura, salió de su escondite tendió su red con admirable maña, atrapó a la mosca, y le dijo:

– Si no fueras tan curiosa aún estarías fastidiando por otros lugares y -dicho esto- se la comió.

Moraleja: Por estar distraído, en la trampa has caído

 

Publicado por: Ohslho
La Paz, 08 de Diciembre del 2014
Simple Share Buttons