La Comadreja y el Gallo

Un gallo distraído cayó en las garras de una comadreja. Ésta, antes de devorarlo, queriendo tener una razón que justificara su gastronomía, le dijo:

– Con tu canto estridente perturbas el sueño de los humanos.

El gallo repuso:

– Es una forma de servirles, que por sus obligaciones y trabajos deben madrugar.

La comadreja contestó:

– Así sea, pero no por eso voy a morirme de hambre.

Y sin más argumentos, agregó la mamífero:

– Podrás tener toda la razón del mundo, pero eso no llena mi estómago, sobre todo ahora que estoy en ayunas.

Dicho esto, hincó los dientes en el cuello del plumífero y se lo tragó.


Moraleja: Con los malos y perversos no hay razón que sea de provecho.

 
Publicado por: Ohslho
La Paz, 04 de febrero del 2015
Simple Share Buttons