La Gallina de los Huevos de Oro

Cierta vez había un granjero que criaba muchas gallinas. Una mañana, mientras recogía los huevos, encontró que uno de los huevos era de puro oro.
Entonces, tomándolo en sus manos, se dirigió al mercado para venderlo a un buen precio. Desde entonces, todas las mañanas recogía el huevo y lo vendía. Pero un día se le pasó por la mente la siguiente idea:
 
– Si los huevos de esta gallina son de oro, sus entrañas deben contener oro en abundancia. 
Así que decidió sacrificarla para hacerse rico a costa de las entrañas de la ave. Sin embargo, al comprobar que las entrañas no eran sino igual que las de todas las gallinas, comprendió que había cometido un error irreparable. Luego se lamentó:
– “Bien merecido lo tengo por ambicioso, pues feliz estaba con mi gallinita que me daba un huevo de oro cada día”.
Estáte contento con lo que tienes, antes que abandonarlo por algo incierto.
Simple Share Buttons