La Gallina y el Diamante

Una gallina, al revolver las basuras de un muladar, encontró un diamante precioso y, sorprendida de hallarla en un lugar tan detestable, dijo:
 
– ¿Cómo, tú, la más codiciada de las riquezas, estás así tan humillada y abandonada en medio del estiércol? Otra suerte habría sido la tuya si un joyero te hubiese encontrado en este sitio.
 
Y continuó diciendo la clueca:
 
– El joyero, con su arte, hubiera dado mayor esplendor a tu brillo; en cambio yo, incapaz de hacerlo, no puedo remediar tu triste suerte. Así que seguiré adelante, dejándote donde estás, porque no sirves para nada.
La sabiduría y la ciencia son inútiles para los ignorantes y necios.
Simple Share Buttons