La Serpiente, la Comadreja y los Ratones

La serpiente y la comadreja, que son enemigas juradas, prefieren a los ratones como predilecto bocado.
En el interior de una vieja casona, a la cual habían acudido en pos de pericotes, se encontraron las enemigas trabándose en mortal contienda.
En tal circunstancia un ratón, sacando las narices de su escondite, gritó a los suyos:
-¡Los enemigos se destruyen! ¡Salid, hermanos, en busca del sustento cotidiano!
La familia ratonil salió de sus cuevas, a cuya vista los gladiadores se dijeron:
-¡Dejemos el pleito por el momento! No despreciemos tan magnífica ocasión.
Así pues, los ratones pasaron de sus escondites a las fauses de sus depredadores.
“A la ocasión venida, aprovéchala enseguida”.
Simple Share Buttons