Las Justificaciones de Martincho

Martincho trabajaba en una fábrica. Como el hombre era pobre, solía ir a la fábrica montado en un burro. Sin embargo, siempre retornaba tarde a su casa y esto exasperaba a su esposa Emilia. Entonces ella cuestionó:
– Se puede saber, ¿por qué siempre llegas tarde?
Y martincho se explicó ante su esposa:
– Trata de entender mi problema: este burro se ha acostumbrado tanto al último silbato de fin de jornada que sale disparando aunque yo me retrase unos segundos. Y como todos tienen prisa de abandonar la fábrica, se forma un tumulto que no logro subirme a él y tengo que volver caminando. Ese es el problema.
Dicho esto, pensó que de esta manera se tranquilizaría su esposa y, entonces, preguntó:
– ¿Entiendes ahora lo que estos significa?
Ella dijo:
– Si, entiendo muy bien. ¡Hasta el burro sabe cuándo es hora de volver a casa!
Saber dónde está vuestro hogar y cuándo volver a él es señal cordura existencial.
Copyright: Ohslho
La Paz, 11 de Mayo del 2014
Simple Share Buttons