Las Ranas Pidiendo Rey

Unas ranas vivían muy felices en sus lagunas. De pronto se les antojó pedir a Júpiter, con grandes voces, que les enviase un rey para que refrene todo el vigor posible de sus licenciosas costumbres.

Júpiter sonrió benévolo al oír tal pretensión y lanzó al agua una gran viga para satisfacerlas. Ellas, oyendo el estruendo ruido del madero al caer en las aguas,  huyeron espantadas. Pero para conocer al nuevo rey, una de ellas, sacó la cabeza poco a poco y, viendo que era una viga, llamó a las demás que se acercaron nadando y sin miedo. Se subieron encima y la ensuciaron. Luego, gritando a voz en cuello, pidieron otro rey.

Júpiter escuchó sus protestas y les envió una cigüeña, que comenzó a comérselas una tras otra. Entonces se quejaron amargamente a Júpiter y le suplicaron que les librase de aquel tirano. Pero Júpiter les contestó:

– Ya que con tanto afán pidieron un rey, la cigüeña reinará sobre vosotras.
Cada pueblo se regala el gobierno que se merece.
Simple Share Buttons