Las Ranas y los Toros

Dos toros indómitos luchaban por una novilla a la orilla de un estanque y una rana, posada a la orilla, contemplaba la disputa. Al ver que la lucha era tan feroz, dijo a su compañera:
– ¡Mira, qué riña tan salvaje!  ¡Qué sería de nosotras si animales tan corpulentas vinieran por aquí!
 
La otra contestó:
 
– ¡No me asustes! ¡Qué nos importa las riñas de esas bestias! Además esos animales no son de nuestra especie.
 
Y replicó la preocupada:
 
– Tienes razón, pienso que el vencido vendrá a refugiarse por aquí y, entonces, podría aplastarnos si no tomamos los recaudos necesarios. ¿Ya ves que no sin razón me preocupa la contienda de esas bestias?
Más vale prevenir que lamentar.
Simple Share Buttons