Los Animales con Peste

Hace mucho tiempo sobrevino al reino animal una espantosa peste que, poco a poco, fue diezmando a miles de bestias en bosques, valles y collados.

los-animales-con-pesteEn vista de esta alarmante situación, el león, en extremo preocupado, preguntó a un mono de barbas blancas la causa de la terrible calamidad.

— Esta peste es un castigo del cielo —opinó el simio— y creo que el único remedio para aplacar la cólera celestial es sacrificar a uno de nosotros.

— ¿Y cuál opinas tú que debe ser el animal sacrificado? —Inquirió el león.

— El más cargado de crímenes y fechorías —dictaminó el mono—. Que cada cual confiese sus faltas y muera el mayor pecador.

El león cerró los ojos, se concentró y, tras corta pausa, dijo a sus súbditos allí congregados:

— Por lo visto, amigos míos, está fuera de duda que quien debe sacrificarse soy yo…, cometí grandes crímenes, maté a centenares de venados, devoré innumerables vacas, terneros, ovejas y aun pastores.

Entonces, el zorro se adelantó y dijo:

— Juzgo conveniente la confesión de las otras fieras. Porque, para mí, nada de lo que vuestra majestad manifestó constituye delito. Matar venados, devorar vacas, terneros, ovejas y hombres no son crímenes. Son, incluso, acciones que honran a nuestro rey, que nos liberó de seres quizá indeseables.

Cerrada ovación selló las últimas palabras del adulón, y nuestro león fue declarado inocente.

Luego se presentó el tigre y se acusó de abominables crímenes; pero el zorro probó, asimismo, que el felino era un angelito de bondad.

Siguieron las confesiones de robos y muertes de la hiena, del lobo, del oso y otras fieras, las que pasaron por escrúpulos de monja boba.

Por fin, llegó el turno del sufrido borrico. El orejudo, arrepentido y en extremo confuso, dijo:

— La consciencia me reprocha por haber comido algunas espigas de trigo en los campos del señor Cura.

Los animales se miraron perplejos ¡Esto sí era grave! Y el zorro, retomando la palabra, explicó:

— ¡He aquí, amigos, un gran criminal! Tan terrible es lo que ha hecho, que está demás escuchar otras confesiones. La víctima que se debe sacrificar es este jumento ladrón, que se atrevió a comer el trigo con que se elabora el Pan Eucarístico.

Todos estuvieron de acuerdo con la sentencia. Y el pobre burro fue escogido para el sacrificio.

Moraleja: “Sálvense culpados veinte; pero no se condene a un inocente”.

Publicado por: Ohslho
La Paz, 13 de Mayo del 2015

Deja un comentario

Simple Share Buttons