Los Dos Perros

Un hombre tenía dos perros, uno para la caza y otro para que cuide su casa. Cuando salía de caza iba con el cazador y, si el perro lograba cazar, el amo solía regalarle una buena presa al perro que cuidaba su casa.
Un día, el perro cazador, descontento con la actitud de su amo, increpó al cuidador:
– Eh, tú, sin hacer nada disfrutas de mi trabajo, deberías ayudarme en la cacería ¿verdad?
El cuidador contestó:
– Querido compañero: no es a mí a quien debes reclamar eso, sino a nuestro amo. ¡Dile que me enseñe a trabajar como a ti porque él es quien me ha enseñado a vivir del trabajo ajeno!
Cuando quieres corregir a alguien, no te dirijas a la víctima sino al causante del problema.
Simple Share Buttons