Los Perros Hambrientos

Una jauría de perros famélicos, recorría la comarca en busca de alimento y, cuando pasaron junto a un arroyo, uno de ellos dijo:
 
– ¡Miren allá abajo! ¡Hay unas pieles que se remojan en el fondo del fozo!
 
Efectivamente, en lo profundo de unas aguas cristalinas, se veían unas pieles sumergidas para el remojo.
 
Los perros buscaban la manera de apoderarse de ellas, pero no las alcanzaban por la cantidad de agua.
 
Entonces el más viejo del grupo propuso:
 
– Si todos bebemos, disminuirá el líquido elemento y podremos alcanzar cómodamente las pieles.
 
Sin pensarlo dos veces, se abalanzaron sobre el agua y bebieron y bebieron tanto hasta reventar, sin alcanzar el objetivo codiciado.
“Los apremios del hambre y la sed no pueden ser controlados por la razón”

 

La Paz, 01 de Noviembre del 2013
Simple Share Buttons