Martincho Cazando Moscas

Era un día de verano y Martincho se encontraba afanado en cazar moscas. Vino su esposa y le encontró con las manos en la masa.
 
Ella preguntó:
 
– Martincho, ¿qué haces?

Él contestó:
 
– Aquí, cazando moscas. Cacé tres, un macho y dos hembras.
 
Ella interrogó:
 
– ¿Y cómo supiste que son un macho y dos hembras?
 
Martincho contestó:
 
– Porque dos los cacé sobre el espejo y uno lo hice sobre el periódico.
 
Sin el espejo, la vida de una mujer no tiene sentido.
 
Copyright: Ohslho
La Paz, 27 de Junio del 2013
Simple Share Buttons