Martincho y su Hijo

Dado que el hijo de Martincho, a veces se encontraba rezando y leyendo la Biblia en el templo -como un devoto-, otras veces se encontraba borracho con sus amigos y en otras ocasiones parecía muy afecto al dinero, su padre, que quería lo mejor para él, no podía saber qué será de él. Estaba totalmente confundido.
 
Debido a esta situación confusa, Martincho fue a dar parte a su consejero espiritual para mendigar una ayuda. Le dijo:
 
– Maestro, necesito un consejo.
 
El espiritual contestó:
 
– ¿Qué consejo necesitas?
 
Martincho expuso:
 
– Estoy muy confundido con la situación de mi hijo. A veces lo encuentro rezando como un santo en el templo, otras veces completamente embebido con sus amigos, y unas veces parece ser muy afecto a los negocios y al dinero. Así que, dime: ¿qué debo hacer para saber qué será mi hijo en el futuro?
 
Entonces, el consejero, recomendó:
 
– Haz una cosa: pon, en la habitación favorita de su hijo -encima de una mesa-, una Biblia, una billetera y una botella de wisky. Cuando el chico regrese, escogerá uno de ellos, y tú sabrás qué será tu hijo más tarde.
 
Martincho, tomando en cuenta los consejos de su confidente espiritual, volvió a casa e inmediatamente preparó las cosas tal como había indicado el sabio.
 
Cuando el hijo retornó a casa, entró en la habitación de siempre y, al ver las cosas sobre la mesa, rápidamente, metió la billetera en su bolsillo, luego puso la Biblia en su morral y se llevó consigo el wisky.
 
Martincho, al observar la escena, se quedó mucho más confuso aún ya que esperaba que su hijo escoja uno de los objetos puestos sobre la mesa.
 
Como al parecer el truco no ha funcionado, acudió por segunda vez al consejero para decirle:
 
– Estoy totalmente confundido. El truco no ha funcionado: el chico volvió y tomó las tres cosas. Por amor a Dios, tú que eres mi confidente, dime ¿qué significa eso?
 
El maestro contestó:
 
– Lamento decírtelo, pero, eso significa que su hijo será un cura católico.
¡No importa quien seas! Si tienes dinero, salud, comida, bebida, diversión y una vida agradecida, lo tienes todo.
 
Copyright: Ohslho
La Paz, 12 de Noviembre del 2013
Simple Share Buttons